Ir a la barra de herramientas

DOMINGO XXVIII DEL TIEMPO ORDINARIO

Mc 10,17-30Todo niño necesita saber de la vida, y a veces se vuelve un preguntón fastidioso, que por qué así y por qué no, qué y cuándo, qué y cómo, y etc., etc. Y los grandes: ¡Terminala, que tengo mucho que hacer!… Pero también los grandes vivimos buscando la verdad de las cosas, que por qué yo soy yo y no otro, y al mirarnos al espejo nos preguntamos: Y yo ¿quién soy… y por qué y para qué? Jesús es la Palabra con la que el Padre responde a todos nuestros interrogantes y anhelos, es la Sabiduría infinita. Quien cree en él, no anda en tinieblas sino en luz de vida eterna. Por eso declara: Yo soy la verdad y la vida verdadera. Y por eso puede pedirnos una absoluta, alegre e incondicional entrega a su persona porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo… al tiempo que nos ayuda para que podamos concretar eficazmente esa entrega. Dios nos creó por puro amor y para que vivamos por Cristo, con él y en él hasta la consumación de todos en Dios, por siempre jamás.  ¿Acaso habría algo mejor?

Este es el enlace de las lecturas de este domingo. Asimismo este es el vídeo del evangelio.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Tradúcenos
Social Share Buttons and Icons powered by Ultimatelysocial
error

Enjoy this blog? Please spread the word :)