Ir a la barra de herramientas

XXIX Domingo del tiempo ordinario.

Nosotros pertenecemos a la Iglesia, pero al mismo tiempo formamos parte de la sociedad civil. Como cristianos no podemos separar nuestra condición de cristiano de nuestra condición de ciudadanos, pero tampoco debemos confundirlas. Debemos saber ser justos y saber discernir. Solamente dando al César lo que es del César y a Dios lo que pertenece a Dios es posible celebrar la Eucaristía, sacramento de unidad.

En el pasaje evangélico de hoy se confabulan fariseos y herodianos para comprometer a Jesús con una pregunta engañosa ¿Es lícito pagar el impuesto al César o no? Jesús nos deja admirados con la respuesta, desarmando a sus oponentes. Pide que le muestren una moneda del impuesto, cuya cara e inscripción eran las del César de Roma, el emperador Tiberio, en aquel momento y pronuncia una frase lapidaria: “Al César lo que es del César y a Dios lo de Dios”. 

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio. 

 

Please follow and like us:
Tradúcenos
Social Share Buttons and Icons powered by Ultimatelysocial
error

Enjoy this blog? Please spread the word :)