Ir a la barra de herramientas

XXII Domingo del tiempo ordinario.

Este fin de semana el Señor nos invita a celebrar la eucaristía de una manera muy particular. Como antesala, te presenta la palabra que quiere movernos a definir nuestra vida de cristiano. Sin rodeo te pide que lo sigas y cambies tus prioridades, ayudando a tu prójimo, para que te acerques mas a lo que Dios quiere de ti. 

Desde muy joven, Jeremías tuvo la encomienda de anunciarle a su pueblo la violencia y destrucción que sufrirían por desobedecer a Dios. Se lamenta por que no le hacen caso y se burlan de el. Su expresión de hoy también aplica a nosotros y nos invita a que actuemos diferentes y aceptemos su mensaje de conversión ante el llamado de Cristo.

San Pablo, nuevamente, nos ofrece otra alternativa para vivir en Cristo. Es una invitación a realizar algo distinto que nos producirá una renovación a la vida de cristiano que llevamos. Acepta la exhortación del apóstol y empieza a vivir de forma diferente de la mano de Jesús.

Escucharemos un conocido texto del evangelista Mateo donde Jesús afirma su presencia en medio de los que oran y del grupo que se congrega en su nombre. Cada vez que nos reunimos los cristianos Jesús está entre nosotros, presencia que ha de transformar nuestras asambleas y comunidades y nuestras vidas.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio.

Please follow and like us:
Tradúcenos
Social Share Buttons and Icons powered by Ultimatelysocial
error

Enjoy this blog? Please spread the word :)