DOMINGO II DE ADVIENTO.

En este segundo domingo de adviento, la Iglesia nos presenta a Juan Bautista, llamándonos a la conversión de corazón. Mientras que el mensaje de Juan es severo, el profeta Isaías, en la primera lectura, nos presenta un rey ideal dotado de los dones del espíritu y cuyo reinado nos traerá la paz y la justicia. Nosotros los cristianos, sabemos en fe, que Cristo vino a este mundo y que constantemente nos ofrece sus dones. Abramos nuestros corazones para recibirlo ahora, en la celebración de la Eucaristía.

También  estamos de fiesta con la Virgen María, celebrando la solemnidad de la Inmaculada Concepción. La fiesta de la Inmaculada surgió en el Oriente hacia los siglos VII-VIII, y luego se extendió rápidamente también por el Occidente. El año 1854 el papa Pío IX declaró dogma de fe que María, por singular privilegio, fue preservada de toda mancha de pecado ya desde el momento de su concepción. Esta solemnidad no desentona con el Adviento. En la Madre empieza a realizarse el misterio de la encarnación del Hijo, y por eso nos alegramos con María y la celebramos en esta Santa Eucaristía.

Estas son las lecturas este domingo II de Adviento y las lecturas de la Fiesta de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción.  Estos  son los vídeos de esta liturgia.

 

El Adviento y los niños – Programa 1.

Tal como les hemos venido anunciando en días anteriores, cada domingo de adviento un grupo de niños y niñas de catequesis elaboran un programa radiofónico que podrán escuchar aquí si lo desean. Les invitamos a que lo escuchen en familia.

Hagan clic sobre la imagen para escucharlo.

Con la que está cayendo, ¿podemos esperar a alguien?

La verdad es que no está el horno para bollos: la crisis se sigue cebando en muchas de nuestras familias; los pactos políticos parece que no son del agrado de muchos sobre todo viendo las posibilidades que nos quedan; las declaraciones de algunos miembros del gobierno en materia religiosa pues parece que lo único que hacen es poner más nerviosos – si cabe – al personal. En definitiva, que no está el horno para demasiados pasteles y su disfrute posterior.

Volvemos, llegados a este punto, a utilizar un verbo: ESPERAR, un adjetivo, ESPERANZA; Pero también es verdad que cuanto más utilizamos ciertas cosas nos llevan a desgastarlas de tal manera que pierden su significado y su interés. Cuando a alguien le decimos que espera, ten paciencia, ya verás como todo se soluciona, no tengas prisa, dale tiempo al tiempo…. y este pasa a una velocidad de vértigo… pues como que no encajan ciertas cosas.

Pero hay palabras o expresiones que, en un momento dado, se ponen de moda y son muy utilizadas. Una de esas palabras es ilusionante,  que suele emplearse para hablar de un proyecto ilusionante, de un tiempo ilusionante, una fecha ilusionante… Pero la palabra no se crean que me gusta mucho, puesto que la palabra ilusión hace referencia a algo que carece de un fundamento real. Y aunque se puede tomar en un sentido positivo, como sentimiento de anticipación a algo que genera entusiasmo y alegría, llega hasta ahí y cuando esto sucede, se pierde la ilusión. Además si por cualquier motivo este hecho o acontecimiento, no llega a producirse, se rompe, la ilusión se convierte en des-ilusión.

Esto, a veces, puede ocurrir con la Navidad y con los pasos previos a ella en el adviento. Corremos el riesgo de querer que llegue para vivir la «ilusión » de las luces, de la decoración de escaparates y establecimientos, de las decoraciones de las calles, de los regalos que en esta fecha nos intercambiamos…Pero para un cristiano que se precie, el adviento no ha de ser un tiempo ilusionante, sino un tiempo esperanzante que son dos cosas distintas.

La esperanza cristiana no es la ilusión de que algo bueno nos puede ocurrir. La esperanza cristiana es una virtud arriesgada y no una ilusión como la que tenían los israelitas. Nuestra esperanza tiene un nombre, Jesús de Nazaret, y tiene una meta: la cruz como bandera de un Reino que se adelanta a nuestro mundo.

Claro, esto nos lleva a estar preparados. A no bajar la guardia a pesar de las adversidades; a tener siempre la alerta en su punto máximo, puesto que no sabemos ni el día ni la hora. Como dice el Papa, «una mujer embarazada todos los días se toca la barriga, para notar y saborear lo que lleva dentro de sus entrañas». Nosotros los cristianos parece que muchas veces tiramos la toalla porque no vemos la luz al final del túnel y a lo mejor no es cuestión de verla sino de creer que esa luz es posible.

Reivindico de nuevo el derecho a la esperanza; reivindico el derecho a estar preparados para lo que se nos avecina; reivindico el derecho a que a pesar de todas las dificultades habidas y por haber, siempre hay un hueco para la espera, las ganas y la certeza de que el pobre de Belén se hace presente allí donde el pobre le necesita.

                                                                                       Feliz Adviento. Hasta la próxima.                   Paco Mira.

VIGILIA DE ADVIENTO.

Ayer viernes 29 de noviembre en la iglesia de Ntra Sra de la Asunción del barrio de Las Mesas tuvo lugar la Asamblea Interparroquial de Adviento. Un grupo de jóvenes y niños de catequesis participaron junto a otras personas de las distintas parroquias para rezar y cantar dando de esta forma la bienvenida al tiempo de Adviento. Al final de dicha celebración hubo un espacio para compartir. Les dejamos con unas fotos de dicho evento.

DOMINGO I DE ADVIENTO.

Empezamos este domingo 1 de diciembre los cristianos un nuevo año litúrgico con el I Domingo de Adviento, tiempo de espera. Desde hoy hasta el día del Bautismo del Señor, el domingo siguiente a la Epifanía, van a ser unas seis semanas de «tiempo fuerte» en que celebramos la misma Buena Noticia: la venida del Señor.
Cuando todos están hablando de las últimas semanas del año, nosotros hablamos de las primeras. Y se notará por las lecturas y las oraciones, así como la ambientación especial de las iglesias, los colores litúrgicos y por el tipo de los cantos. También por las velas de la «corona de Adviento», que se encienden sucesivamente a lo largo de este tiempo inicial del Adviento.

Estas son las lecturas de este domingo al igual que el vídeo del evangelio. 

5 NUEVOS CANÓNIGOS.

¿Qué es un canónigo?

El canónigo es el sacerdote provisto de una canonjía. Algunas iglesias no son regidas por un sacerdote individual, sino por un colegio o cabildo: son las catedrales y las colegiatas.

Toma de posesión de los nuevos canónigos del Cabildo de la Catedral de Canarias

A las 10.00 de la mañana del martes, 26 de noviembre de 2019, día del 148 aniversario de la Dedicación de la S.I. Catedral Basílica de Canarias y décimocuarto aniversario del nombramiento de Mons. Francisco Cases Andreu como Obispo de la Diócesis de Canarias, han tomado posesión los nuevos Canónigos del Cabildo Catedral:

D. Hipólito Cabrera González, D. Agustín Sánchez Pérez, D. Cristóbal Déniz Hernández, D. Salvador Santana Rivero y D. Juan Carlos Arencibia Suárez.

Esta tarde, a las 19.00 h, en la S.I. Catedral Basílica de Canarias, el Obispo presidirá la Eucaristía concelebrada por los cinco nuevos canónigos.

En la foto los nuevos canónigos junto al resto del Cabildo Catedral: En la primera fila, de izquierda a derecha D. Juan Carlos Arencibia, D. Cristóbal Déniz, D. Hipólito Cabrera, el Obispo de la Diócesis, Mons. Francisco Cases y D. Salvador Aguilar.
En la segunda fila, de izquierda a derecha: D. Salvador Santana, D. José Lavandera y el Deán de la Catedral, D. Nicolás Monche.
En la última fila, de izquierda a derecha, D. Carmelo Rodríguez, D. Miguel Lantigua, D. José Miguel Bravo de Laguna y D. Agustín Sánchez.

Fuente : https://diocesisdecanarias.net

Tradúcenos
Social Share Buttons and Icons powered by Ultimatelysocial
Ir a la barra de herramientas