Ir a la barra de herramientas

Domingo XIV del tiempo ordinario.

Terminado el discurso sobre la misión y antes de comenzar la predicación en parábolas y que nosotros seguiremos en los próximos domingos, san Mateo nos presenta a Jesús en plena actividad en Galilea: predicando y curando. Y, en medio de esa actividad, la oración de Jesús que en este decimocuarto domingo escucharemos. Sin duda alguna, la oración es una dimensión importante en la vida cristiana. Lo fue para Jesús y lo tiene que ser para nosotros sus seguidores. El tiempo de verano es oportuno para buscar momentos de oración y meditación.

Durante cinco domingos estaremos escuchando fragmentos del capítulo 8 de la carta de san Pablo a los romanos, dedicado a la vida del cristiano en el Espíritu. Para el apóstol hay dos maneras de existir: “en la carne”, dominados por los instintos y pasiones egoístas, o “en el Espíritu”, vivificados y guiados por Dios. Este espíritu ha resucitado a Cristo; hemos sido bautizados, por tanto, unidos a Cristo y su espíritu habita en nosotros; somos así hombres nuevos.

Estas son las lecturas de este domingo. También el vídeo del evangelio para verlo en familia.

ÚLTIMA LLAMADA…

PARA LOS SRES PASAJEROS DE LA VIDA

Bueno, que estamos aquí de paso, eso no lo niega ni lo discute nadie. Lo que sí tenemos que buscar es la forma y la manera que nuestra estancia sea lo mejor posible a todos los niveles. No siempre se consigue, aunque creo que todos lo intentamos.

Es casi como la vida de un aeropuerto: ¡Cuántos miles de personas que nos cruzamos!, con su historia personal, sus problemas, sus dificultades, sus ilusiones, su maleta en la mano, su sonrisa, sus lágrimas de despedidas temporales, su cara de no saber cómo será el destino…. Si nos fijamos, es como la vida misma. Y de vez en cuando se oye: “Ultima llamada, para los sres pasajeros del vuelo….”, no solamente en castellano, sino también en otros idiomas. Pero aprendemos a convivir con ruidos (informaciones) a los que nos hacemos inmunes, oímos pero no escuchamos, porque entendemos que no va con nosotros.

Es curioso que el evangelio de este fin de semana es como la voz del aeropuerto de la vida. Una voz que nos lanza mensajes todos los días y que normalmente hacemos como en los aeropuertos, inmunes a su mensaje. Este fin de semana nos hace no solo una llamada, sino tres.

La primera dice : “vengan a mí todos los que están cansados y agobiados, que yo les aliviaré” ¡para que después digan que el evangelio no tiene actualidad!: nuestros momentos son momentos de arrojar la toalla para muchos, de asfixia, de ertes, de falta de trabajo, de incertidumbres ante el futuro. Jesús es la oferta, se ofrece a sí mismo para dar una oportunidad, no de solucionar el problema puesto que no tiene la varita mágica, pero sí de tomar un cierto resuello que nos de fuerza para afrontar las dificultades.

Una segunda llamada dice carguen con mi yugo que es llevadero y mi carga es ligera”. En esto hemos tenido – a lo mejor seguimos teniendo – la culpa los que decimos que ya estamos dentro: normas, leyes, preceptos, resoluciones, …. y Jesús lo único que nos dice que el Amor es el único tema del que nos van a examinar. Jesús fomenta, motiva… la libertad de todos y cada uno de nosotros. El mensaje de Jesús es un mensaje de liberación, no de servilismo a intereses que no tienen nada que ver con el mensaje del evangelio, y hacen que su yugo sea una carga tremenda.

Por último se me ocurre una tercera llamada: aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón y encontrarán descanso”. ¡Qué difícil es que tengamos humildad en el motor de nuestro cuerpo!. Me quiero imaginar a un Jesús que en los caminos polvorientos de su querida Palestina, nunca había problemas o por lo menos no los buscaba y seguro que tenía motivos para cabrearse. El camino que él propone es un camino que él mismo ya recorre, un camino que no tiene que ser desconocido para nosotros, pues es el camino de poner la otra mejilla, es el camino de perdonar más de setenta veces siete, es el camino de guardar la espada en la vaina, es el camino de quien esté sin pecado que tire la primera piedra, etc.

Este Evangelio, es el Evangelio de lo que el Concilio llamaba los signos de los tiempos. Eso que siempre echamos en cara a la religión o al propio Jesús. No oímos, como en el aeropuerto, las llamadas por la megafonía de la vida, nos hemos echo inmunes a las voces que nos llaman y reclaman sinceridad, autenticidad y ejemplo para muchos que nos tienen como seguidores de Jesús de Nazaret.

Mi felicitación a todos los que empiezan las vacaciones y los de Pamplona por los san fermines.

                                                                                                     Hasta la próxima. Paco Mira

Toda una experiencia.

Jezabel es una profesora de Religión que trabajó en el curso pasado hasta que se decretó el confinamiento. Su nombramiento en el colegio era temporal pues cubría una baja de una compañera. En el mes de febrero, mientras algunos estábamos inmersos en los carnavales, ella se fue a Gambia con su familia: esposo e hija de 5 años de edad a vivir en medio de los niños y niñas de una zona de Gambia. Fue a dar clase a esos niños y a darles a conocer de alguna manera su sentir y evangelio. Aquí les dejamos con lo que se ha publicado en el blog del centro donde trabajó. El vídeo es muy emotivo y les invitamos a que lo vean con el corazón.

Reseña del blog del CEIP César Manrique de Las Palmas de Gran Canaria.

Pero ¿ A qué tengo que renunciar ?

En estos tres meses de confinamiento – el que lo cumplió claro – algo que se nos recordaba mucho, era no salir de casa. Eso evitaba la propagación del virus en el caso de tenerlo. Pero claro, había otro problema, y ahora, ¿qué hago?. Hay que renunciar a cosas que se hacían y ahora no se puede. Al principio todo muy bien: para muchos eran vacaciones, otros se dedicaban a ordenar aquello que tenían pendiente; otros aprovechaban para hacer alguna chapuza que tenía pendiente dentro de la casa… pero claro: todo cansa: cansa no hacer nada, cansa ordenar, cansa la chapuza… pero hay que renunciar a lo que hacíamos antes.

Claro, eso eran los que tenían un trabajo determinado, porque otros, – como los sanitarios, por ejemplo – no pudieron renunciar a lo que estaban haciendo desde hacía tiempo que era mejorar la calidad de vida de aquellos que, sin conocerlos, eran seres humanos y merecía la pena echarles una mano. Sin embargo ellos también renunciaron: a lo personal (familia, hijos…), a las amistades de toda la vida a las que no podían dedicarle tiempo, a el quehacer diario de lectura, de televisión, de ocio, etc….

Es curioso que este fin de semana, Jesús nos propone también la renuncia. Y la renuncia que nos propone no es fácil, porque propone renunciar a aquello que normalmente queremos como son nuestros padres, nuestras amistades, lo que más apreciamos….. Ños, si eso es así, no se si muchos podremos renunciar.

Continuar leyendo

Domingo XIII del tiempo ordinario.

Las lecturas de hoy son diversas, pero con un pensamiento central. Nos dicen que Dios cuida de los suyos y bendice a los que ayudan. Somos injertados a formar parte del cuerpo del Cristo por el bautismo. El Evangelio nos presenta una exigencia que de primera instancia es chocante.

El libro de los reyes nos dice que aquel que recibe a un hombre de Dios recibirá su recompensa, el Señor cumple su promesa y te invita a que seas caritativo con los necesitados y marginados que no puedan pagarte tus favores, pero que el Señor lo hará por ellos. San Pablo resume la importancia del bautismo en la vida del cristiano: morir al pecado y vivir para Cristo. Meditemos esta lectura para facilitar ese encuentro con Cristo Resucitado camino a la conversión. San Mateo en el Evangelio de hoy nos ubica en una encrucijada. El Señor te pide que lo ame con toda tu fuerza y todo tu corazón y que ames a tu prójimo. Del Señor es la primacía del amor, porque el dio su vida por ti. Te invita a tomar tu cruz, a seguirlo y a recibirlo en tu corazón.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio. 

Esos héroes anónimos.

Les dejamos con este testimonio recogido en nuestra emisora diocesana en el programa dirigido por nuestro amigo Paco Mira. De veras que no tiene desperdicio el escucharlo. Que Dios bendiga a este tipo de gente que se preocupa por el acercamiento a los enfermos, familia, atención a los difuntos, … Escuchen. 

Mi corazón es…

Este mes, en general, pero el viernes pasado, hemos celebrado el Sagrado Corazón de Jesús. Fiesta en muchos lugares y de gran devoción en otros tantos. Hablar de corazón es hablar del centro de operaciones del ser humano. Es poner encima de la mesa los problemas coronarios y de cardiología que podamos tener. Es traer diariamente a la presencia de todos y cada uno de nosotros los sentimientos que marcan nuestro actuar diario y nuestro devenir en la historia. De hecho, sabemos que al »
«.
Se supone a lo largo de nuestra vida hemos ido a clase y nos han enseñado a amar, para que al final nos examinen. ¿aprobaremos?, ¿necesitaremos mejorar?, ¿tendremos que ir a clase de refuerzo?, ¿nos dejarán para Septiembre?, uff, cuantas preguntas en poco tiempo. Nuestro corazón es un sístole y diástole, da y recibe, bombea y expulsa… en cada uno de nosotros está el saber lo que tenemos más de qué.

¡Qué bonito es amar!, ¡Qué bonito es cuando, desde el amor, uno se entrega a una causa justa y por los justos!. ¡Qué bonito es manifestar el amor de Dios en los demás, incluso en aquellos que no conocemos, y qué bonito es amar a los que los demás desprecian!.

El evangelio de este fin de semana nos habla de no tener miedo. Creo que somos una generación demasiado temblorosa a la hora de manifestar aquello que creemos que es verdadero y que sobre todo no lo hacemos por el miedo al que dirán y no hay peor cosa que dejarse vencer por el miedo. Miedo a perder prestigio, miedo a nuestra posición social, miedo a no ser reconocidos en el ámbito en el que nos movemos…. el que realmente ama de verdad y no tiene miedo, no quiere que salga publicado en los periódicos.

Continuar leyendo

Domingo XII del tiempo ordinario.

Nos congregamos para la celebración eucarística, donde el Señor nos invita a no temer, reconocerlo como nuestro Salvador y Él te premiará ante su Padre en reino celestial. Hoy la Iglesia nos pide que seamos forjadores de hombres y mujeres de bien, donde tú seas el modelo a seguir.

El profeta Jeremías siente el temor de perder su vida porque anuncia el castigo de Dios a los que hacen lo que no le agrada. Nosotros no estamos exentos de esa sentencia. Volvamos nuestros ojos al Señor y sigamos su camino para que, al igual que al profeta, Dios salve nuestra vida.

San Pablo, en su carta a los romanos, trae a nuestra atención un hecho muy conocido de todos: nos habla del pecado original y su efecto sobre la humanidad, pero igualmente nos presenta a Jesús como redentor del mundo. Por Adán vino el pecado, la desobediencia y la muerte. Por Cristo, la justificación, la obediencia y la vida. Cristo venció el pecado y nos ofrece la vida eterna.

Hemos escuchado muchas veces que el Señor protege a los que le profesan; así mismo castiga a los que le niegan. Hoy san Mateo te invita a tomar partido y te dice cuáles son las consecuencias de estar en un lado o de otro.

Estas son las lecturas de este domingo. También, el vídeo del evangelio.

Seguimos creciendo.

Dice la Palabra de Dios en Marcos 16,15  «Id por todo el mundo y prediquen el evangelio», con todas estas acepciones: 

 «Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.»
 «Vayan por todo el mundo y anuncien a todos la buena noticia».
«Vayan por todo el mundo y prediquen el evangelio a toda criatura.»
«Vayan por todo el mundo y anuncien la buena noticia de salvación a toda la gente

Y eso es lo que hemos hecho de una forma humilde desde nuestro blog. Gracias a Dios no nos cabe la menor duda estamos llegando día a día a casas de familias no solo de nuestro entorno sino de geografía exterior por decirlo de alguna forma. Son 8 países en los que hemos contabilizado nuestra presencia según se puede atestiguar con nuestro localizado de visitas que pueden ver en la parte derecha de nuestro blog. Damos las gracias al Señor por haber llegado y le pedimos seguir llegando a más lugares donde poder dar testimonio de nuestra parroquia, de sus servicios, de sus gentes, … También queremos agradecer por supuesto la complicidad que tienen nuestros visitantes habituales haciendo extensiva nuestra invitación a otras familias, personas, comunidades,… que nos visiten.

¡¡¡ BENDITO SEA DIOS Y SU SANTO NOMBRE!!!

Tradúcenos
Social Share Buttons and Icons powered by Ultimatelysocial